sábado, 29 de enero de 2011

Vos sabés!

Es increible! Veo pasar mi vida, la de mis amigos y de la gente que me rodea y me pongo a pensar en que nos estamos poniendo viejos. Y este es y será un año lleno de bendiciones en lo que a gente que quiero respecta. Y uds preguntaran por qué o quizas si hilaron fino con el título de este posteo quizás por ahi ya se dieron cuenta.
"Vos sabes como te esperaba, cuanto te deseaba", reza la canción. Y de eso se trata. Si, de eso. De amigos y familiares que se convierten en padres primerizos con toda la alegria que ello conlleva.
La emoción y la increible experiencia de traer un hijo, su primer hijo al mundo son las cosas que vivieron y van a vivir aquellas personas que quiero. Y es más que agradable ser parte de todo el proceso ya sea directa o indirectamente.
Nueve meses de cambios, de incertidumbre, de alegria, de no saber que hacer y demás cosas hacen a toda esta experiencia.
Y es tremendamente emocionante cuando te piden ser padrino/madrina de ese hermoso ser que llegó al mundo. O quizás es porque, como en mi caso, no habia otro jajaj. Pero bueno, hablando en serio este post del dia de hoy va dedicado a todos los que son padres, a los que lo fueron hace poco y a los que lo serán en breve. Es corto lo que escribo hoy pero espero que sea suficiente.


Saludos...

miércoles, 12 de enero de 2011

I want "vaqueishons"...

La palabra te lo dice. Es que ya es enero y el bichito de las vacaciones ya me esta picando o quizás sean mosquitos, lo que es mas probable. Pero la cuestión es que necesito cambiar el aire, irme por otros rumbos, otras latitudes.
Mas precisamente a mi querida Santa Fé. Esa ciudad que me vió nacer con 3,050kg a la hora de la siesta según dice mi vieja, no me acuerdo bien en que momento de la siesta pero seguro le cagué la hora de dormir al doctor.



Lo que le faltaba a este blog era un posteo sobre esa ciudad querida; ciudad de mujeres bonitas, la cerveza y su cumbia tan propia, tan santafesina. Donde esta mi familia, donde hice amigos, donde compartí buenos momentos y donde intenté estudiar pero ese es otro tema.
Nunca dejé de ir porque apenas cabia la posiblidad ahi estabamos con la familia compartiendo esas reuniones con parientes de distintos lugares tan lejanos pero tan cercanos a la vez donde nos cagamos de risa de todo y de todos. Esas reuniones son las mejores, impagables.
Visitar a mis abuelos, a mis tios, mi ahijado y primos es lo que a mi me llena el alma sinceramente.
Y uno aprovecha, no? Que Santa Fé, que Paraná, que Concordia y asi...cada vez que se puede.



En su momento era solo por la familia hasta que tuve la oportunidad de irme a estudiar alla, o por lo menos intentarlo. Y estando esos dos años ahi conoci a personas excelentes que hasta el dia de hoy llevo en el corazón, sepanló. Mis compañeros de curso que mas que compañeros muchos terminaron siendo amigos de fierro. Y es asi que cada vez que puedo, voy y los visito. Por lo menos a los que quedaron alla, ya que algunos encararon rumbos diferentes y se encuentran muy dispersos en este extenso pais. Pero se los recuerda siemre de la mejor manera.
Asi que como es de costumbre aca los dejo con este pequeño relato como una manera de expresar mis sentimientos. Porque aunque no lo crean, tengo sentimientos. Y los mismos por Santa Fé son inmensos.


Saludos...

domingo, 9 de enero de 2011

El tiempo pasa...

...Y como pasa, no? Hace 5 meses que no escribia nada en este blog y decidi retomar, volver a acostumbrarme a esto de escribir boludeces para el agrado de los 2 o 3 que me leen.
A lo que quería apuntar era a esto del tiempo. De ese paso inevitable del tiempo en el que vivimos muchas experiencias positivas y negativas. Momentos en el que nos gustaría volver el tiempo atras en ciertas ocasiones ya sea para volver a vivirlos de la misma forma o para querer cambiar algo.
Y a que viene esto? Bueno, les cuento. Mi hno egresó del secundario con todo lo que eso significa. Es el menor, el último en terminar esa etapa estudiantil en esta familia. Y se vienen otra etapa para él que todos esperamos que transite de la mejor manera con el apoyo de todos nosotros.
El tema es que estando en el acto de colación de mi hno y viendo que es el ultimo de nosotros en egresar, me acordé de mis épocas de estudiante.
Aquel estudiante que hasta 6to grado fue un alumno ejemplar, pero despues...bueno, tuve mis altibajos. Entonces me acordé de ellos, de mis compañeros. De todos aquellos que formaron parte de mi vida escolar de alguna manera. Compañeros que terminaron siendo mis mejores amigos y compañeros que solo fueron eso, compañeros.
Y si tengo que hacer comparaciones "simpsonianas" en el curso nunca falta un Nelson Muntz o un Bart Simpson, esos rebeldes que nunca abren sus carpetas llenas de hojas en blanco. Pero asi tambien existe el Martin Prince de la clase que es el aplicado, el "traga" el que muchas veces es el que termina haciendo los trabajos de los demás como si no le quedara otra alternativa más que esa. Pero bueno, basta de Los Simpson y volvamos a la vida real, la vida en un aula en el primario o en el secundario donde compartiamos con compañeros y docentes 5 horas de nuestras vidas. Esas 5 horas que se hacian eternas a veces y teniamos que buscar la forma de entretenernos, cosa que hacia que muchas veces nos llamaran la atención. Igual hablo boludeces porque siempre fui un tipo tranquilo, lejos de los conflictos aunque alguna que otra vez alguien me sacara.
Guerra de tizas, avioncitos de papel, violencia física (como juego) y demás actividades formaban parte de un dia en la escuela.
Tampoco tenemos que olvidarnos de algo, de las compañeras. Esas chicas que a cierta edad, en el primario, los varones mirabamos como bichos raros y molestarlas era nuestra forma de "seducir". Porque seamos sinceros, uno estaba bajo la atenta mirada de nuestros compañeros y si uno bajaba la guardia y mostraba un poco de afecto hacia esa chica, automaticamente podiamos escuchar un "Luis y fulanita un solo corazón..." y esas cosas, a lo que uno respondía con un "Ammmmmm nada que ver!". Pero bueno, vamos creciendo y las hormonas se alborotan y nos deja de importar que los chicos se burlen y nos empieza a importar esa compañera, la que hace que nos levantemos todos los dias a la mañana para ir a la escuela. O quizas no fuera necesariamente una compañera de curso pero igual, de todas maneras, ahi estaba ella.
Cartita va, cartita viene nace el amor y en consecuencia viene la felicidad pero tambien las primeras desiluciones, los primeros desamores y esas cositas que nos afectan de diferentes maneras dependiendo de la edad.
Y ahi es donde aparecen los amigotes para bancarte en las buenas y en las malas. Amigos que todavia estan y quizas suene reiterativo y pesado con esto de la amistad pero es lo que vale al fin y al cabo.
Son esos amigos cómplices a la hora de hacerle una maldad a la "vieja de matemática" o de hacer reir a alguna maestra a la que no le conociamos la sonrisa. Y si, extrañamos eso y lo recordamos con mucho cariño. Recordamos a aquellos profesores compinches, a los ortivas, a los exigentes y hasta a los boludos, de los cuales conocí un par pero no viene al caso.
Y perdón si en este post me puse un toque nostálgico pero no queria dejar de compartirlo con uds. Porque se que muchas veces queremos volver a esas épocas donde no teniamos demasiada responsabilidad mas que la de estudiar. Y no pensar en que si vamos a llegar a fin de mes, pensar en el laburo, la educación de los hijos, etc.
En definitiva todo se relaciona. El hogar de uno y la escuela es lo que nos forma como personas para poder el dia de mañana encarar la vida bien plantados y sabiendo qué hacer aunque muchas veces nos equivoquemos pero de eso tambien se trata todo esto.
Espero que les guste.



Saludos...